Saltar al contenido
CATEGORÍAS DE PRODUCTO

Desconectar de lo cotidiano para reconectar con nuestra creatividad

Desde hace mucho tiempo tengo la costumbre de buscar periódicamente algún día para hacer una escapada a un museo o algún parque.
Me encantan los parques con lugares perdidos y esculturas emboscadas, o pequeños monumentos de piedra que te sorprenden entre los árboles.

Estas escapadas me liberan de la presión de lo cotidiano que, a veces, te hace perder la sana perspectiva para afrontar decisiones. Estas salidas se han convertido en una verdadera necesidad cuando los problemas acucian.

Pasear solo en un museo, deteniendo el tiempo y la mirada en la belleza de los detalles, perderse sin rumbo entre obras de arte, tiene el poder de elevar la imaginación y serenar la mente… y como resultado poder reconectar después con lo cotidiano con más creatividad y una visión de las cosas más global, con más perspectiva.

Ciertamente el arte activa la imaginación, ese potencial creativo que da plasticidad a la mente.

Pienso que la imaginación es la mayor inversión que podemos atesorar para afrontar las crisis, nuestra capacidad para recrear nuevas formas que canalicen las necesidades humanas, las materiales y las espirituales…
…y el arte despierta y potencia la imaginación.

Miguel Ángel Padilla