Saltar al contenido
MENÚ

Nos salva la belleza

Hace ya algunos años que escribí un libro sobre la belleza y el arte. En él hablaba, además de profundizar en el misterio que se esconde tras lo bello, del poder transformador que tiene la creación artística cuando se envuelve en la magia sutil de la belleza, y de la impronta que deja en quien sabe rodearse de obras de un alto contenido estético.
El arte, cuando realmente es bello nos transforma y nos sana también de nuestras heridas.

Esto, más allá de ser una constatación para la moderna neurociencia, es una experiencia de vida que creo que muchos compartimos.

Está sencilla obra está disponible en la web desde hace años (ver) y muchos de nuestros clientes y amigos me han agradecido que los compartiera, pues han visto en ella reflejado muchas de sus más íntimas intuiciones y vivencias.

Hoy la traigo a este blog porque la experiencia de mi vida, y creo que la de muchos seres humanos, es precisamente la de haber encontrado en la belleza, ya sea de la madre naturaleza o de las obras artísticas que el ser humano ha creado, un verdadero bálsamo de serenidad para el alma, en contraste con el mundo convulso que vivimos

En contacto con la belleza, la conciencia se recompone y eleva a donde la agresividad, la injusticia y la falsedad no llegan.

Los tiempos que vivimos son muy inestables, agresivos e inciertos.

Ante ellos hará falta una fortaleza de ánimo semejante al espíritu clásico que demostraron muchos personajes del pasado. Y es precisamente en la belleza dónde podemos hallar la paz entre batalla y batalla.
Yo la encuentro cada día en la belleza de la música, de una idea, del horizonte al atardecer y de la luz congelada en ciertas esculturas que me acompañan.

Feliz si le has hecho un espacio en tu vida a lo bello.
Belleza y valor

Miguel Angel Padilla