Saltar al contenido
CATEGORÍAS DE PRODUCTO

PREHISTORIA. Reproducciones arqueológicas

PREHISTORIA. Reproducciones arqueológicas

«Llamamos evolución a los cambios graduales que experimentan los seres vivos a lo largo del tiempo.»

Charles Darwin

Mostrando todos los resultados 3

En la Península Ibérica encontramos diferentes manifestaciones artísticas realizadas por el ser humano, que abarcan desde el Paleolítico Superior hasta la romanización (30.000-133 a. C.). A las manifestaciones artísticas que se dieron hasta la edad de Cobre se les denomina Arte prehistórico.

Las pinturas rupestres, resguardadas en cuevas y cavernas, fueron realizadas con pigmentos naturales, en  ellas podemos encontrar representaciones de animales, como bisontes, ciervos, gamos, cabras, toros, mamuts, así como impresiones de pies y manos.  Estas pinturas experimentaron una gradual evolución y entre sus manifestaciones, que se caracterizan por su naturalismo y policromía, destacamos como las mas importantes las creadas en el periodo Magdaleniense, siendo España y Francia los países que poseen los conjuntos más impresionantes de este periodo (Altamira, Lascaux…).

Los objetos de hueso y marfil son abundantes en el periodo Auriñacense, siendo característicos objetos como agujas, arpones, anzuelos, cuchillos. Y en piedra también encontramos esculturas y relieves de bulto redondo como las Venus esteatopigias, asociadas a ritos de fecundidad, destacando la Venus de Willendorff, encontrada en Austria cerca de Willendorf a la orilla del Danubio. Actualmente se conserva en el Museo de Historia Natural de Viena, Austria.

En cuanto a las pinturas rupestres a partir del 12.000 a.C., encontramos representadas siluetas monocromáticas estilizadas, insertas en escenas de caza, danzas, recolección, batallas, etc., donde la figura humana es protagonista.