Saltar al contenido
CATEGORÍAS DE PRODUCTO

Escritura Antigua

Escritura Antigua

“La palabra impresa embalsama la verdad para la posteridad.” (Alejo Carpentier)

Mostrando todos los resultados 16

Presentamos una colección soporte para escritura.

Rollos de papiro, tablillas de cera. cajas con plumas y tintas, rollos portadocumentos y reproducciones de volúmenes  antiguos en latín.

Los rollos de papiro, nos recuerdan la escritura en Egipto, gracias a este soporte se favoreció la difusión de la escritura. Siendo en Grecia y Roma el soporte más preciado de la escritura, donde se realizaban copias para la distribución de ejemplares. Siendo un material altamente cotizado, solo algunas personas tenían acceso a él.

La  conservación del papiro requería un cuidado especial. Los rollos se guardaban en recipientes de madera o de arcilla, para preservarlos de los insectos y se impregnaban de aceite, con lo que adquirían el tono amarillento característico.  Como mostramos en uno de los artículos de esta categoría «Vasija de los rollos de Qumran».

En Grecia y Roma las tablillas enceradas fueron el principal soporte de escritura, tanto para uso público como privado.   Denominadas en griego: pinakis, deltion, pyktion o grammateion y en latín: tabulae, tabellae, pugillares, cerae, podían contener cualquier tipo de escrito, desde declaraciones de guerra, poemas, cartas, documentos de negocios privados a ejercicios de escuela. En las tablillas de cera se esgrafiaba el texto con facilidad, con un estilo metálico u otro objeto punzante; y se borraban de manera también sencilla: normalmente los estilos tenían en el extremo opuesto a la punta, un acabado romo en forma de espátula con el que se raspaba la cera, se aplastaba y alisaba, reutilizándose nuevamente; esto era especialmente cómodo en la escuela. Con las tablillas, como muestra el mundo romano, se podían formar dípticos, trípticos y hasta polípticos, denominados caudices, de donde se pasaría después a la designación de los libros, en el sentido que universalmente tienen, cuando surgieron en los primeros siglos de la era cristiana, es decir, los códices. Estos polípticos, provistos de asas, se colgaban por medio de alambres tensados y se guardaban en los tablinia o tabularia, esto es, los archivos romanos.

Para escribir se usaban tintas y tinteros, así como productos de fijación para las mismas. El uso de las tintas se remonta ya al tercer milenio a.C.   Las tintas eran principalmente negras, aunque la civilización primitiva china las usaba también rojas. De este color se empezaron a usar en Occidente en la Edad Media. Para obtener estos tonos se recurría a otros productos, así la púrpura, extraída de las glándulas de moluscos gasterópodos-, el cinabrio, el carmín o las tierras coloreadas, como la sinópica, además del oro o la plata.