Imprimir

Arte Asirio

Arte Asirio

Breve historia Mesopotamia

Mosaico-mural-persa._1_m.jpg

Resumir la historia de Mesopotamia en pocas líneas es bastante difícil, por la complejidad que presenta una región habitada, no por un pueblo homogéneo, como por ejemplo Egipto, cuya historia y cultura presenta una acusada continuidad de 3000 años, salpicado por invasiones puntuales, hasta su disolución en el primer milenio a.C. en los imperios persa, macedonio y romano. Por el contrario, en Mesopotamia se van a suceder imperios, invasiones y dominios de diversos pueblos de distinto origen: semita, como los asirios, babilonios o caldeos, acadios; indoeuropeo, como los hititas, los medos y persas, o de origen desconocido, como es el caso de los sumerios.

Mesopotamia es una de las "cunas" de la civilización, uno de los puntos claves del planeta donde empezará primero a desarrollarse la agricultura y la ganadería, y donde después surgirá una de las primeras civilizaciones urbanas, caracterizado por la organización política del territorio, la construcción de ciudades con edificios monumentales, y la aparición de la escritura.

Los sumerios constituyen la primera civilización que se conoce en esta región , llamada Mesopotamia = entre dos ríos(el Tigris y el Éufrates) por los griegos. De hecho, la lengua sumeria (que no es ni semita, ni indoeuropea, ni parece vinculada a ningún tronco lingüístico conocido) será utilizada por los sucesivos imperios y pueblos como lengua de la administración y la religión (como en Europa ocurrió con el latín).

Habría por tanto una suerte de continuidad desde el origen sumerio a través de los distintos pueblos que van a dominar esta región, y que se manifestará en ciertos rasgos que se repetirán y heredarán, adaptándolos  a las distintas culturas: la escritura cuneiforme, inventada y desarrollada por los sumerios; o su panteón, que heredarán los diversos pueblos, añadiendo al dios patrono. Otro elemento que se repetirá será el zigurat, templo en forma de pirámide escalonada, que dará origen a la "torre de Babel" bíblica.

 

Arquitectura-asiria.jpg

Cronología básica:

- Aprox. 3000 a.C.  -Primeros testimonios escritos sumerios y acadios (pueblo semita que convive con el sumerio).

-2334 a.C. - Sargón el Grande unifica las ciudades-estado sumerias, dando origen al primer imperio, el Imperio Acadio.

-2112 a.C. - Reinos sumerios en Ur, Isin y Larsa, sin constituir imperios unificados.

-1813-1780 a.C. -Primer Imperio Asirio.

-1792-1595 a.C. - invasión de los amorreos. Su rey, Hammurabi, se instala en Babilonia, funda el primer Imperio Babilónico y manda inscribir en diorita la primera codificación de leyes conocida, el Código de Hammurabi.

-1595 a.C. -los hititas y los casitas invaden Mesopotamia y conquistan Babilonia.

-1278 a.C. -tratado de Kadesh entre el Imperio egipcio y el hitita.

-1190 a.C. -los "pueblos del mar" invaden el Mediterráneo oriental. Egipto se debilita y el imperio hitita se desploma. Asiria resiste, fundándose el Imperio Medio Asirio.

-1020 -930 a.C. -auge de Israel, con los reyes Saúl, David y Salomón.

- 853 a.C. - el emergente Imperio Nuevo Asirio empieza a extender su dominio militar sobre los hebreos y arameos.

- 721 a.C. -los asirios conquistan Siria, Palestina y Egipto, así como las ciudades fenicias.

-612 -538 a.C. Babilonia arrasa Nínive, capital del Imperio asirio. Se funda el Imperio Neobabilonio. Nabucodonosor conquista Jerusalén.

-538 a.C. -Ciro el Grande conquista Babilonia, y funda el Imperio Persa.

 

DSCN1049_m.JPG

El pueblo asirio: origen, historia, creencias

El pueblo asirio, de origen semita y emparentado con los acadios, toma ese nombre de su capital y del dios patronímico, Assur.

Comienzan a destacar en el siglo XIX a.C., en el que surge el Primer Imperio Asirio, hasta que en el 1760 a.C. son conquistados por Hammurabi de Babilonia.

En el siglo XIII a.C., resisten los embates de los pueblos del mar y comienzan a ser conocidos por sus crueles prácticas en las campañas militares.

El periodo de mayor auge será a partir del siglo X a.C. El rey más conocido fue Assurnasirpal II, por las inscripciones halladas en los monumentos. En el siglo VIII, extenderán su imperio militar hasta Egipto y Persia. Será la época de mayor esplendor de Asiria, con reyes como Senaquerib y Asurbanipal. Al final de su reinado comenzará la decadencia asiria, amenazados por los medos y los babilonios, y culminado por la destrucción de Nínive por el naciente Imperio Persa.

Este imperio se caracteriza por su fuerte militarismo, y sus agresivas campañas, acompañadas de deportaciones en masa, destrucción de ciudades y crueles torturas hacia los vencidos. Es la imagen que ha predominado de los asirios, como despóticos y crueles, imagen que ellos  mismos fomentaban en sus inscripciones conmemorativas de las hazañas de sus reyes.

Debido a esa imagen de pueblo belicista y sanguinario, sorprende la calidad de sus manifestaciones artísticas, ejemplificadas en los magníficos bajorrelieves que podemos admirar en museos como el Louvre o el British, y en los que destaca el extremado realismo con el que son tratados los animales salvajes, que contrasta con el hieratismo de las figuras humanas, heredado del arte sumerio y babilonio, y semejante al canon egipcio.

En la religión toman el panteón heredado de los pueblos sumerios y acadios, que a su vez fueron adoptados por los babilonios. Los dioses principales eran Ishtar, diosa del amor, la fertilidad y la guerra; Anu, el viejo dios sumerio del cielo, Enlil, dios de los vientos y las tempestades, Ea, dios de las aguas, que salvará a la humanidad del Diluvio, Shamash dios del Sol y la luz así como de la justicia, pues es quien observa las acciones humanas desde su altura. También destaca Marduk, el dios patrono babilonio, adoptado en el resto de Mesopotamia como dios principal todopoderoso y primero entre los dioses . Además del patrono, Assur, representado por el árbol de la vida o por el disco alado (heredado de los hititas, que a su vez lo tomaron de Egipto).

Entre el mundo de los dioses y los hombres se hallaban multitud de genios y espíritus, que podían ser tanto benéficos como maléficos, protectores o castigadores en forma de fantasmas, devoradores de niños, etc.

También destacan reyes-héroes: el más conocido fue el denominado "Hércules mesopotámico", Gilgamesh, protagonista de la epopeya escrita más antigua que se ha encontrado, y en la que se le representa en búsqueda de la inmortalidad.

Sus  creencias se basaban en el temor a los dioses, a los que se ofrecían sacrificios en los zigurats, y el miedo a los espíritus malignos y a la muerte. No creían en un más allá paradisíaco, creían que al morir irían a un inframundo siniestro donde no existía la felicidad.

zigurat-jmcfallflickr2.jpg


Arte asirio

El arteasirio hereda características del arte sumerio y babilonio, adaptándolo a su propio carácter.

Arquitectura

En arquitectura destacan los zigurats, las pirámides escalonadas, y los palacios, destinados a ensalzar el esplendor del rey. El material de construcción era el adobe y el ladrillo, razón por la cual no han podido resistir al paso del tiempo como, por ejemplo, las construcciones egipcias en piedra.

Los zigurats representan la Montaña Sagrada: por un lado la colina primordial que resistió el Diluvio; por otro, la Montaña morada del Dios, en la que se une mágicamente encarnado en el rey con la reina; por otro, funcionaba a modo de observatorio astronómico, faceta que cultivaron más los babilonios, y no tanto los asirios. El antiguo zigurat de Babilonia, que daría lugar a la torre de Babel bíblica (Babilonia: Bab=puerta, ili=dios) se llamaba Etemenanki, el lugar donde se encontraban el cielo ("an") y la tierra ("ki").

Los zigurats poseían varios niveles o plataformas, comúnmente eran siete. Los zigurats asirios, a diferencia de los babilonios, no tenían  rampas de acceso y escalinatas exteriores, sino que se accedía a los niveles superiores por escaleras interiores que partían de una puerta monumental al pie del edificio.

Los palacios se elevaban también sobre plataformas. El interior se organizaba entorno a patios, y sus paredes estaban adornadas de bajorrelieves que representaban escenas palaciegas, de caza o de batallas.

Hamurabbi_m.jpg
Escultura

En escultura es donde el arte asirio alcanzó su máximo desarrollo. Por un lado destacan los bajorrelieves, y por otro las esculturas de bulto redondo.

De  estas últimas sobresalen los imponentes "lamasu", toros u hombres-toro alados o esfinges. Son esculturas enormes que se colocaban en parejas  en las puertas de las ciudades o de los palacios a modo de guardianes. Llegaban a alcanzar 4,20 m. son toros con cabeza humana barbada y con turbante, y con alas. Como toda esfinge pueden representar la unión de la tierra (el toro) con el cielo (las alas) a través del ser humano. La utilización de guardianes de las puertas aparecen en otras culturas, como la china con dragones con cabeza de león.

Se puede observar la disparidad en el tratamiento de las figuras: la cabeza humana aparece hierática, inexpresiva, sus rasgos, los grandes ojos y la nariz inspiran terrible solemnidad. la parte animal está representada destacando su poderosa musculatura, característica propia  del arte asirio, y que alcanzará un gran realismo en los relieves de escenas de cacerías.

Otro tipo de esculturas representaban a reyes o a héroes, como el antes mencionado Gilgamesh, representado agarrando a un león. Utiliza en cierto modo la perspectiva egipcia, con las piernas de perfil y el resto de frente, y destaca también la musculatura en las piernas y en los brazos. Ese tratamiento del cuerpo, destacando y resaltando los músculos, manifestaba su  ensalza la fuerza y el poder.

En los bajorrelieves este tratamiento naturalista de la anatomía llegará a su máxima expresión.

El ejemplo más famoso es el de las escenas de caza de Asurbanipal, procedente de Nínive. Entre ellos, destaca el relieve de la leona herida, en el que el realismo acusado en el que está representada la leona asaetada acentúa el patetismo de la escena. También el enfrentamiento entre el león y el rey, en el que contrastan el movimiento y la agresividad reflejada en las fauces abiertas del animal, y la inmovilidad del rey y su rostro sereno, casi sonriente.

O la de la cacería de Asurnasirpal, en la que el rey asaetea a un león en la parte posterior de su carro mientras salta sobre otro león agachado.

En todos ellos podemos admirar la gran capacidad de observación de los artistas asirios y su extremado realismo a la hora de tratar la anatomía animal, correspondiéndose a una finalidad, la de destacar el triunfo humano sobre el animal, para resaltar el poder, la fuerza y el dominio de sus reyes.

Conclusión

A pesar de la fama de sanguinarios, los asirios también sobresalieron por su capacidad artística, dejándonos magníficos ejemplos que podemos contemplar en las salas del Louvre o del British Museum. No podemos sino admirarnos ante las terribles fauces del león, que parece sacado de una fotografía del National Geographic; o ante la solemne majestuosidad de los grandes hombres toro alados, y recordar el esplendor de un imperio que dominó con puño de hierro toda Mesopotamia hasta Egipto.

Cristina Diaz.

 

  Bajorrelieve-sumerio-leon-609_m.jpg     DSCN1028_m.JPG    Toros_de_Persepolis_m.jpg


   Visite nuestra sección de reproducciones

Relieves y figuras de Mesopotamia