Imprimir

Arte en Roma.

Arte en Roma.

Introducción histórica

Según la tradición romana, Rómulo y su hermano gemelo Remo (c. 771 a. C.- c. 753 a. C.) fueron los fundadores de Roma y del Senado romano. Su madre fue Rea Silvia, hija de Nuñito, rey de Alba Longa, y su padre, el dios Marte. Debido a la persecución que sufría Silvia por parte de su tío y usurpador del trono, Amalio, colocó a  sus hijos en una cesta en el río Tíbar. La cesta embarrancó, los pequeños fueron amamantados por una loba, y más tarde recogidos por el pastor Fáustulo y cuidados por su mujer, Aca Larentia. Cuando crecieron, descubrieron su origen, por lo que regresaron a Alba Longa, mataron a Amulio y repusieron a su abuelo Numitor en el trono. En el 753 a. C. los dos hermanos decidieron fundar una ciudad en ese territorio en una llanura del río Tíber, delimitando el recinto de la ciudad (pomoerium) con un arado. Rómulo juró matar a todo aquel que traspasara los límites sin permiso. Remo discutió con Rómulo acerca de quién debía nombrar a la ciudad y, enojado, borró el surco de los límites de la futura ciudad. Cumpliendo el juramento, Rómulo lo mató.

Para poblar la ciudad, Rómulo aceptó todo tipo de gente (asylum): refugiados, libertos, esclavos, prófugos, etc. También, según el mito, raptó a las mujeres de sus vecinos, los sabinos.

Rómulo murió en el 717 a. C., siendo, según la leyenda, arrebatado por los cielos en medio de una tempestad provocada por su padre Marte; o bien asesinado por unos senadores discrepantes.

Tras su muerte se producirá un año de interregnum hasta que el senado elige como rey a Numa Pompilio.

En la cronología actual la fecha de la fundación de Roma se fijó el 21 de abril de 753 a. C. Esta fecha era el año 0 y se lo aludía como el Nacimiento de Roma (200 a.U.C: Anno 200 ab Urbe Condita: «En el año 200 desde la Fundación de la Urbe»).

La ciudad de Roma surgió de los asentamientos de tribus indoeuropeas latinas y sabinas, y etruscas, situándose los primeros habitantes de Roma en las siete colinas, en las orillas del río Tíber y a 28 km del mar Tirreno.

Alrededor del siglo VIII a. C. los asentamientos se unificaron bajo el nombre de Roma Quadrata. La naciente ciudad estado es gobernada por un rey (rex) elegido por un consejo de ancianos (senatus). Los reyes míticos o semi-míticos son (en orden cronológico): Rómulo, Numa Pompilio, Tulio Hostilio, Anco Marcio, Lucio Tarquinio Prisco, Servio Tulio y Lucio Tarquinio el Soberbio. Debido al abuso de poder, el último de ellos,Tarquinio el Soberbio, fue derrocado en el año 509 a. C., estableciéndose la República.

En la República era el senado quien gobernaba, eligiéndose anualmente dos cónsules, oficiales electos que ejercían la autoridad ejecutiva.

En este periodo se fraguarían sus instituciones más características: el senado, las diversas magistraturas (cursus honorum), y el ejército. Una nueva Constitución estableció un conjunto de instituciones de control (el tribuno de la plebe) así como una clara separación de los poderes.

Los romanos fueron sometiendo gradualmente a los habitantes de la península itálica, también a los etruscos y las colonias griegas de Nápoles .

 En la última mitad del siglo III a. C., Roma se enfrentó con la otra gran potencia mediterránea emergente, Cartago (actual Túnez), fundada por fenicios de Tiro .  En las dos primeras Guerras Púnicas, Roma comenzará su expansión mediterránea, conquistando Sicilia e Iberia. Tras derrotar a los griegos y al Imperio seléucida en el siglo II a. C., el naciente estado logra una enorme expansión tanto política como económica, extendiéndose por todo el Mediterráneo

. Al mismo tiempo asimilará la cultura griega, sumándola a sus propias características autóctonas y a algunos elementos de origen etrusco.

La política interna estuvo caracterizada durante todo este periodo por los conflictos entre patricios y plebeyos, logrando éstos paulatinamente la plena equiparación política (que no social).

La expansión trae consigo profundos cambios en la sociedad romana y todos los intentos de cambio de una inadecuada organización política, pensada para una pequeña ciudad-estado, son bloqueados por la élite senatorial. El enfrentamiento entre las diversas facciones, la aristocrática y la pro-plebeya, conducirá en el siglo I a. C. a una crisis institucional, y a diversas revueltas, revoluciones y guerras civiles. Con Julio César, nombrado dictador vitalicio, se abolirá de facto la República y consolidará un gobierno unipersonal y centralizado de todo el territorio. A su muerte se organizará un triunvirato que desembocará en una última guerra civil entre  Octavio y Marco Antonio, este último con el apoyo de la última reina de Egipto, Cleopatra, y resultando vencedor el primero. Octavio toma de su predecesor el título de Cesar y le añade Augusto, produciéndose en este momento la abolición de la República e inaugurándose el Imperio Romano. A partir de este momento, quedará ligada la estabilidad política del Imperio al carácter de los sucesivos emperadores que sucederán a Augusto, alternándose los periodos de paz y prosperidad (Pax Augusta, Trajano y Adriano) con otras épocas de inestabilidad, crisis y guerras civiles.

ARTE ROMANO

El arte Romano es heredado directamente del griego, pero con algunas variantes adecuadas al particular carácter del pueblo romano. Más pragmáticos que los griegos, los romanos serán conocidos no solo por sus templos y monumentos, sino sobre todo por sus obras de ingeniería. En efecto, los romanos se caracterizaran por ser magníficos ingenieros, como demuestran los acueductos ((el más conocido , el de Segovia) sus puentes, que aún hoy, veinte siglos más tarde, se siguen  utilizándose incluso por tráfico rodado; sus cloacas, catacumbas, sus edificios públicos, como las termas o baños públicos y sus circos, teatros y anfiteatros, de los que han quedado buenos ejemplos como el teatro de Mérida, o el anfiteatro Flavio, conocido popularmente como el Coliseo.

En artes plásticas, escultura y pintura, serán continuadores del arte griego, aunque en la primera se caracterizarán por un alejamiento del idealismo griego y una búsqueda del realismo en el retrato.la pintura es bien conocida "gracias" sobre todo a un desastre natural, la erupción del volcán Vesubio, que sepultó las ciudades de Pompeya y Herculano, permitiendo la conservación de las pinturas murales de las viviendas.

Pero si hay un arte plástica característica romana será el mosaico. De origen griego, serán los romanos quienes desarrollarán todas las posibilidades de esta técnica, siendo auténticos maestros en la representación de escenas y retratos jugando con las distintas calidades y colores de las teselas.

ARQUITECTURA

En arquitectura, el arte romano se caracterizará por el uso del arco y la bóveda. Frente a los griegos, que prefieren los techos planos y adintelados ,aunque  empleen de vez en cuando la cúpula (tholoi o templos circulares, como el de Apolo en Delfos), los romanos usarán profusamente el arco y todas sus posibilidades: la bóveda, que sería la prolongación del arco en una planta rectangular, y la cúpula, que sería la proyección del arco en una planta circular o cuadrada. Este elemento otorga más dinamismo y al mismo tiempo más estabilidad, permitiendo la elevación de grandes construcciones, tanto de uso civil, como el acueducto de Segovia o las basílicas (edificio de uso administrativo y judicial, de donde derivarán las primitivas iglesias), como religioso: el Panteón de Agripa o los templos de Vesta.

Los materiales serán más baratos y sólidos: el ladrillo, el hormigón, el sillar cuando hace falta, etc., usando el mármol o la piedra en los revestimientos exteriores.

El hormigón o mortero lo fabricaban con cantos rodados o grava y usando la cal  como base de unión , dando como resultado un material fuerte y barato.

Se usaban cuatro sistemas de aparejo, que nombraron:

1. Opus reticulatum:  revestimiento a base de teselas romboidales

·2.- Opus Testaceum, ladrillos a soga y tizón

·3.- Opus incertum: bloques de piedra irregulares

· 4.- Opus cuadratum: bloques paralelepípedos, unidos con mortero

En arcos sólo emplearán el de medio punto, y en cuanto techumbres siguen usando la adintelada,  pero también la bóveda de cañón, la de arista y la cúpula semiesférica o de media naranja.

En cuanto a los soporte s los romanos utilizarán los tres órdenes arquitectónicos de los griegos ,  pero más libremente, alargando sus proporciones, superponiendo y combinando diferentes órdenes en las plantas de un mismo edificio, etc. Además  ellos usarán dos órdenes que son propiamente suyos: el orden toscano , de origen etrusco, como una derivación más simplificada del dórico, y el compuesto, que combina el orden corintio con las volutas jónicas.

Arquitectura civil

Es necesario hablar un poco del urbanismo, ya que Roma se caracteriza por la organización de las ciudades. La expansión del Imperio trae consigo un proceso de urbanización, o bien de ciudades preexistentes, (municipia) que reforman según sus principios urbanísticos, o bien con la fundación de ciudades de nueva planta (coloniae).

El urbanismo romano estará basado en la planta hipodámica, llamada así por el arquitecto griego Hipódamo. El modelo, por tanto, es tomado de la ciudad helenística alejandrina: un recinto de planta rectangular o cuadrada, con dos arterias principales  que la cruzan formando una cruz , de Norte a Sur el cardus, y el decumanus de Este a Oeste. En la intersección de ambas se sitúa el foro, o plaza mayor, con funciones políticas y económicas, semejante al  Ágora griega.. De estas dos calles principales nacen otras calles secundarias paralelas y perpendiculares en que van articulando la ciudad conformando una cuadrícula. El pomoerium era la línea sagrada que rodea a la ciudad, la cual,  según las necesidades defensivas, podía ser una muralla; tras el pomoerium  estaban las necrópolis , siempre extramuros.

El foro era el centro urbano, religioso, político y comercial, en el que  se encontraban los templos, las basílicas, el Senado, así como tiendas, bibliotecas, termas, etc. Normalmente era una plaza enlosada, rodeada de pórticos y decorada con efigies de emperadores. Era el lugar frecuente de reunión, allí se situaban predicadores, filósofos, oradores que se dirigían al público desde una tribuna, (rostra) etc.

El templo

Es una síntesis del griego y del etrusco, casi siempre pseudoperíptero (con columnas alrededor de tres o los cuatro lados del templo. Se diferencia del griego porque está elevado sobre un pódium al cual se accedía sólo por una escalinata situada en la fachada principal, frente al   templo griego que se podía realizar por los cuatro lados del templo. Uno de los ejemplos mejor que mejor ha llegado hasta nuestros días es la Maison Carrée, en Nîmes (Francia), del siglo I a.C., de orden corintio.

De planta circular se construían los templos de Vesta, el mejor conservado el situado en el Forum Magnum, en cuyo centro se situaba el Fuego Sagrado de la ciudad, que las vírgenes vestales debían preservar para el bien de la Ciudad y del Imperio.

El mejor ejemplo de templo circular y el más imponente es el Panteón, templo con cúpula de media naranja en cuyo centro se abría una claraboya u óculo, por el que entra la luz del sol, y que estaba dedicado a todos los dioses romanos.

Arquitectura civil

Destaca la basílica, mencionada antes, donde se desarrollaban procesos judiciales  y dedicadas asimismo a actividades comerciales. Su estructura, con la división de la planta en una nave central y otras laterales, y la elevación de bóvedas de cañón sobre cada una de las naves, será copiada por las primeras iglesias cristianas edificadas tras el edicto de Milán, a partir del s.IV d.C. La basílica de Magencio es la mejor conservada.

Las termas

Otro edificio característico romano son las termas. No solo servían para la higiene, las termas asimismo era el centro de reunión del pueblo romano, y donde se decidían, discutían y resolvían asuntos de índole política o privada.

En época imperial constituían grandes complejos dotados de bibliotecas, habitaciones para masajes, gimnasios, jardines, tiendas, etc; los baños estaban divididos en tres: tipos : los de agua fría o frigidarium, agua templada o tepidarium y agua caliente o caldaria, con un sistema de calefacción de "suelo radiante" ( hornos situados bajo el suelo de la sala) Como ejemplo quedan las termas de Caracalla, en la que aun se pueden apreciar las bóvedas de cañón.

Teatros, anfiteatros y circos

Los teatros los toman directamente de los griegos, pero con variantes e innovaciones. Por ejemplo, en muchas ocasiones, en lugar de aprovechar el desnivel del terreno para las gradas (cavea), las construyen sobre galería abovedadas. El teatro romano tiene fachada exterior con  estructura mixta , adintelación más arco y bóveda y con los tres órdenes en superposición de pisos.

Entre la cavea y la escena estaba la orquesta que servía para instalar a los altos personajes, y no como lugar del coro, que se traslada a un lateral de la escena llamado tribuna. El Teatro de Mérida fue construido hacia el año 16-15 a. C y donado por Marco Agripa (yerno del emperador Augusto).

El anfiteatro es como un teatro doble, es decir, circular y cerrado, como una plaza de toros y de mayores dimensiones que el teatro. Se dedicaba a los espectáculos cruentos: lucha de gladiadores , luchas de fieras  salvajes, sacrificios de ladrones o disidentes -cristianos- e incluso combates navales, inundándolo con agua del río Tíber que era canalizada hasta allí. Eran circulares o elípticos y la arena se separaba de la cavea por una balaustrada muy alta. Bajo la cavea estaban las dependencias subterráneas de las que salían los gladiadores, las fieras, etc. En el exterior se  repite la organización de fachada del teatro con dintel más arco y superposición de órdenes. El anfiteatro Flavio o Coliseo data del siglo I d.C. Se comenzó por Vespasiano en el 72 d.C. y fue terminado por su hijo Tito en el año 80. De planta elíptica, con un diámetro largo de 187 metros, consta de cuatro pisos, con superposición de órdenes en los tres primeros pisos y el último liso. En caso de mal tiempo podía cubrirse con una gran lona sobre un entramado de railes.

 

El circo es el edificio más grande de todos. Con raíz en el estadio griego,  se destinaba a las carreras de cuadrigas y otros ejercicios atléticos. Su planta es rectangular alargada y los graderíos están en los dos lados largos y en uno de los cortos que acaba en curva. El otro lado corto es recto y en él se sitúan las cárceres o cuadras de salida para los carros. La pista de arena está dividida longitudinalmente por la espina, que era ornamentada con esculturas, obeliscos y el podium. En los extremos de la espina es donde se situaban la meta y la salida. Los vencedores salían por la Porta Triunfalis situada en el lado corto curvo. El más importante fue el Circo Maximo de Roma.

Monumentos triunfales y conmemorativos

El arco de triunfo es una auténtica creación romana.  Desde época republicana existía la costumbre de celebrar los triunfos de los generales, en los que se hacían desfilar haciéndolos pasar por debajo del arco de triunfo, y en los que se exhibían las riquezas y prisioneros obtenidos, a modo de exaltación de la gloria a de Roma. Estos arcos se erigían en lugares estratégicos: en los foros, en los puentes para pasar por debajo de ellos, en las fronteras para delimitar territorios, sobre  vías públicas importantes o en lugares donde se había producido algún hecho triunfal del personaje al que se dedicaba. la planta solía ser rectangular pero también los hay de planta cuadrada; hay  con un sólo arco, con tres, uno central más grande y dos más pequeños a su lado, o  con los tres iguales o, si es de planta cuadrada, con cuatro, uno encada fachada. Se adornan con varias columnas sobre de pedestal o pódium y sujetando un entablamento que soporta una franja superior llamada ático, lugar donde se esculpían los relieves o inscripciones conmemorativas.

Otro monumento conmemorativo eran las columnas, la mejor conservada es la de Trajano, donde se narra en una banda helicoidal continua de bajorrelieves la conquista de la Dacia por el ejército romano.

 

ESCULTURA

Al contrario que los griegos, más preocupados por representar el canon n o ideal de belleza humano, los romanos, llevados por su carácter más pragmático que idealista,  buscan un mayor realismo, aunque para determinadas esculturas  , como las dedicadas a los dioses o al los emperadores, surge una cierta idealización, suavizando los rasgos.

Tras la conquista de Grecia entre los siglos II -I a.C. se produjo una "invasión "cultural contraria de Grecia sobre Roma. Gracias a esta podemos disfrutar de las obras clásicas griegas, pu

es, de hecho, la inmensa mayoría que nos han llegado de estas obras son copias romanas, excepto algunas pocas  excepciones.

Esta influencia griega superó a la herencia etrusca, con un gusto más arcaico y orientalizante, sumándose al propio carácter y tradiciones romanas.

De esta suma surge el retrato romano, que buscará un mayor realismo e individualización frente a la idealización griega. El origen del gusto por el retrato puede rastrearse en las Imagines Maiores, máscaras de cera que se realizaban de los difuntos (los Manes, los espíritus de los antepasados, quienes eran  venerados como protectores de las casas y las familias).

De ahí que muchos retratos representen rostros en edades maduras y avanzadas, reproduciendo arrugas y expresiones severas, pues se realizaban directamente a partir la máscara de cera del difunto.

Uno de los retratos republicanos más tempranos es el de Lucius Junius Brutus, el Libertador que en el año 509 expulsó al último rey etrusco de Roma. Está fechada en el siglo IV a.C. La técnica de fundición es etrusca pero el tratamiento del rostro del personaje es sin duda romano.  Los ojos son  de pasta vítrea, que acentúa la profundidad de su mirada, su expresión es seria pero serena.

En retratos posteriores, ya  en la época de las guerras civiles y los triunviratos, existe ya un absoluto dominio técnico mediante el cual se realiza un estudio psicológico del personaje. Esto se puede observar en l

os retratos de Silla, Pompeyo el Grande, o Julio César, donde se refleja el carácter del individuo.

En el Imperio, a partir de Augusto, se impone la moda griega, sobre todo para las clases altas, surge una cierta idealización, sobre todo cuando se trata de representar a los emperadores, evitándose los defectos que puedan afear los rostros, pues aparece el culto al emperador, y esto se debe reflejar en el mármol  ; el cónsul era un hombre, pero el Cesar se acercaba a Dios. Aparecen retratos de cuerpo entero, con el emperador representado con toga como autoridad religiosa o Pontifex Maximus, o como Imperator en armadura de general, como en el retrato de Augusto de Prima Porta .

En época de Adriano, el helenismo de este emperador se traduce en un aumento de la idealización, inspirándose en la escultura de la época de Fidias,  con dos innovaciones: la aparición de la barba y la incis

ión de las pupilas en el iris que dan gran expresividad a los retratos. Las obras más famosas son los retratos de Antínoo, el favorito del emperador, joven de extraordinaria belleza que murió prematuramente, y cuyo recuerdo quedó inmortalizado en numerosos bustos.

En la época de los antoninos el retrato se recarga. La barba y la cabellera se rizan constantemente. Aparece una mayor idealización para una mayor dignificación, surgiendo el retrato ecuestre, siendo el más conocido el del emperador filósofo Marco Aurelio, realizado en bronce y situada en la plaza del capitolio de Roma, escultura que va a tener mucha importancia en el renacimiento italiano.

En la baja época el retrato se va volviendo cada vez más estereotipado, coincidiendo con una decadencia económica, militar y política de todo el Imperio. Una de las últimas grandes obras será la estatua colosal de Constantino, de la que solo han quedado la cabeza, un pie y una mano, en la que se puede observar esa simplificación del retrato del emperador, con las grandes pupilas incisas. El retrato de aparta cada vez más de la realidad, preludiando la estilización bizantina y el primitivismo medieval.

Hay que mencionar también los retratos femeninos, de las damas de la aristocracia y las clases altas, en los que se puede contemplar las distintas modas a través de sus peinados, desde la sencillez de la época de Augusto a los complicados peinados de la época de los Flavios y la vuelta a la sencillez en tiempos de Trajano. Ejemplos importantes son los retratos de la emperatriz Livia, Mesalina y Agripina, de Plotina (esposa de Trajano), etc.

El relieve

El relieve histórico adquirirá mucha importancia  en el Imperio. Es un medio más propicio para representar escenas complejas. Los temas casi siempre son históricos y se desarrollan de forma narrativa y continua, representando campañas militares, como en la columna de Trajano, hechos conmemorativos y ceremonias religiosas, como se puede ver en el Ara Pacis o altar de la paz que levantó Augusto para conmemorar el fin de las guerras en el Mediterráneo y la "Pax Augusta". En este ara aparece representada la procesión del cortejo imperial dirigiendo sus ofrendas hacia el altar. Es un bajo relieve en piedra caliza con una gran técnica en los pliegues de los vestidos, guardando cierta semejanza a los relieves del Partenón y la representación de las Panateneas.

En  el Arco de Tito los relieves ocupan las paredes interiores y muestran un desfile militar con cetros y estandartes donde los victoriosos romanos celebran la conquista de Jerusalén, mostrando los objetos sagrados sustraídos a los judíos: la menorah o candelabro de siete brazos, incluso la famosa Arca de la alianza.

LA PINTURA ROMANA

Gracias, o por culpa, del enterramiento de Pompeya bajo las cenizas del Vesubio, hoy tenemos el privilegio de poder disfrutar de la pintura romana, a lo largo de un  periodo que abarca desde el siglo II a.C. hasta el año 79 d.C. Esta  se divide en cuatro estilos, conocidos como 1º,2º, 3º y 4º estilos pompeyanos, en los que se distinguen dos tendencias principales: el estilo neo ático, cuyo principal interés es la figura humana, y el helenístico-alejandrino, interesado en la perspectiva y el ambiente.

1. Primer estilo -incrustación-, simula la decoración en mármol. La pared se divide en tres franjas horizontales: la inferior, como un zócalo; la central, simulando placas de mármol; y la superior, un friso corrido, generalmente blanco. Uso del rojo y de amarillo. Ej.: decoración de la Casa del Fauno (Pompeya).

2.Segundo estilo - arquitectónico-, coloca columnas, entablamentos, ventanas figuradas con paisaje al fondo, etc. Ej.: decoraciones de la Casa de Livia (Palatino). También se representan bodegones o escenas simbólicas (obscenas/eróticas), ej. imp. son las de la Villa de los Misterios, en la que se representan enigmáticas escenas de la iniciación de una joven en los Misterios de Dionisos. Destaca el realismo de los rostros, la serenidad, el movimiento circular de la toga en una de las figuras, como en una danza, los fondos rojos sobre los que se recortan las figuras...

3. Tercer estilo -ornamental-, elementos arquitectónicos figurados e inspiración egipcia -Casa de M. Spurio Masor-; escenas con figuras de amorcillos -Casa Veti, Pompeya-.

4.Cuarto estilo -figurativo-, coge del segundo estilo las ventanas figuradas con paisajes al fondo, y del tercero, los motivos arquitectónicos orientales. Se incluyen, además, grandes recuadros con escenas amorosas o mitológicas, y, a veces, de la vida real, o también paneles circulares o cuadrados con cabezas, bustos, etc., tanto idealizados como de carácter retratístico -Pareja de esposos del Mª de Nápoles, decoraciones de la Casa de Livia.

En la pintura destaca cierto conocimiento de la perspectiva así como la maestría a la hora de representar las luces y sombras, técnicas que se pasarán al mosaico, con la dificultad añadida de representar esos volúmenes y 

gradaciones con pequeñas piedras de colores.

EL MOSAICO

Se utilizaba sobre todo para la decoración de pavimentos, paredes, fondos de piscinas, etc. De temática variada, vegetal, animal, geométrica o histórica, se realizaba con dos técnicas diferentes:

1.· El opus tesellatum es la más frecuente y se forma a base de piedrecitas cúbicas o teselas y de varios colores. La tesela siempre tiene un color natural y están perfectamente escuadradas.

2.· El opus sectile son losetas irregulares pintadas una vez que se han colocado. Es un sistema más fácil y barato y tiene más posibilidades de cara a las composiciones difíciles, pero se daba mucho menos.

Hay numerosísimos ejemplos de mosaicos. Además de escenas históricas, como el mosaico de la Batalla de Isos, de Alejandro magno,  son recurrentes las escenas mitológicas. Dionisos, Orfeo, Poseidón y Anfitrite, Hércules y sus trabajos,... muchas veces aparece la cabeza de la Gorgona en el centro de la composición. También son  muy recurrentes los bodegones, a veces muy realistas, representando platos de comida, de caza, de frutas... y las escenas costumbristas, de actores de teatro, en el mercado, etc..escenas de la vida cotidiana, petrificadas para siempre.

Conclusión

Si hay algo que nos llama la atención de las obras romanas es su durabilidad. A pesar del paso de los siglos y milenios siguen ahí, transmitiéndonos con su silencioso testimonio el recuerdo de la poderosa civilización de la que somos hijos y deudores. Tras el terrible paréntesis de la Edad Media ,el Renacimiento supuso volver de nuevo a las raíces grecorromanas, rescatar la filosofía, los valores que las inspiraron, y todo ello quedó reflejado sobre todo en el Arte. Las pinturas pompeyanas, los mosaicos de Mérida, los relieves del Ara Pacis, el Acueducto segoviano, el Coliseo o el Panteón; en todos ellos nos reconocemos, como algo familiar y nuestro, reconocemos el legado de Roma en nuestra lengua, en el derecho, en la distribución de las ciudades, y también en el Arte, tan "moderno", tan atemporal que es capaz de atravesar los siglos sin que el tiempo le afecte, puesto que eran obras realizadas con intención de durar, de ser, en definitiva, eternas.

 

 

Cristina Diaz