Imprimir

La diosa Hebe en la historia del arte

La diosa Hebe en la historia del arte

La diosa Hebe en la historia del arte

Hebe representa en la mitología griega la personificación de la juventud; es hija de Zeus y de Hera, y se le conoce como la diosa encargada de dar vitalidad a los hombres y a las bestias. Además, en la Ilíada se le presenta como la designada para servir a los dioses y proporcionarle el néctar y la ambrosía que estos consumen mientras están en consejo.

La mitología también cuenta que la diosa Hebe fue castigada por Zeus, cuando esta tropezó mientras le servía el néctar. Por esta razón fue relevada de su cargo como copera y fue sustituida por Ganímedes, príncipe troyano del que Zeus estaba enamorado. La historia de Hebe culmina al casarse con Hércules, cuando este asciende al Olimpo luego de cumplir los trabajos exigidos por Hera. La diosa fue ofrecida al semidiós como señal de la eterna juventud que este había alcanzado al convertirse en inmortal, y posteriormente le da dos hijos.

La veneración a la diosa Hebe continuó durante el imperio romano. En esta cultura se tenía como tradición que los jóvenes presentaran, la primera vez que usaban la toga viril, una moneda como ofrenda a la diosa, la cual ellos llamaban Juventas. De esta forma mostraban su respeto y realzaban la importancia que tenía para ellos el mantenerse jóvenes y fuertes, para así poder defender el imperio.

La devoción a la juventud fue un tema constante y de fuerte presencia en el arte. Durante el siglo XVII se impuso la tendencia de retratar a las doncellas como si fuesen la mismísima Hebe; esto era claramente una manera de elogiar la hermosura y juventud de la señorita retratada.

Hebe

Retrato de Anna Pitt como Hebe de por Elizabeth Louise Vigée-Lebrun.(1792)

 

El Neoclasicismo significo la recuperación de las representaciones del mundo clásico, por lo que la presencia de Hebe en el arte fue mucho más notoria, sobre todo en su rol de copera de los dioses. Los escultores principalmente fueron sus más grandes adeptos y existen dos artista que alcanzaron gran fama por la técnica de sus esculturas.

Por un lado se encuentra Antonio Canova, escultor italiano. Su obra tuvo tal éxito en el momento de su develación que el artista tuvo que hacer más de una réplica, las cuales se exhiben hoy en día en distintos museos alrededor del mundo. La obra de Canova muestra una Hebe alegre y en movimiento, parece que la escultura se hubiese congelado justo en el segundo antes del fatal tropiezo de la diosa.

Hebe-canova

Escultura de Hebe de Antonio Canova

 

Por el otro lado está la escultura de Bertel Thorvaldsen, artista danés. Esta obra también contó con dos versiones, una de 1806 y la otra de 1816; pero en ambas obras se muestra una doncella mucho más serena y servicial que la de Canova. Parece que la diosa hace su mayor esfuerzo por evitar el error que la haría descender dentro de la jerarquía del Olimpo. Ambas esculturas de Thorvaldsen se exhiben en el museo de Copenhague que está dedicado a la difusión y preservación del trabajo de este notable artista.

Figura-Hebe-Thorvaldsen

Escultura de Hebe de Bertel Thorvaldsen.

Puedes encontrar en nuestra web diferentes esculturas de esta Diosa de la Juventud:

Figura-Hebe-Thorvaldsen  Escultura de la Diosa Hebe. 59x48x158cm  Estatua de Hebe, policromada. Alt: 63,5 cm  Figura resina metalizada. Diosa Hebe. 60 cm